Terapias acuáticas: el agua para mejorar nuestra salud

Se podrían distinguir en diferentes terapias y prácticas médicas que tienen como base el uso del agua para el tratamiento de distintas enfermedades que ayuden a mejorar nuestra salud..

Se puede distinguir entre:

Hidroterapia: se conoce como hidroterapia al proceso que somete todo, o partes del cuerpo, a tratamientos que trabajan con aguas a distintas temperaturas. Utilizan el agua para aplicar presión sobre distintas partes del cuerpo, aplicando el agua directamente o bien añadiendo determinados productos que adicionan al agua otras propiedades curativas o relajantes. Se ha comprobado que la hidroterapia tiene beneficios claros sobre nuestro metabolismo, ayudando en la paliación y cura de varias enfermedades del sistema nervioso y de la circulación sanguínea. Claro beneficio sobre enfermedades como la osteoporosis, el stress, la artritis,...

Terapia marina: Aparte de los beneficiosos baños en agua de mar, se conoce como terapia marina la terapia de Quinton. En este caso, el agua de mar se ingiere en ampollas bebibles o se aplica mediante Spray para la cura desde resfriados a otras muchas enfermedades.El agua marina se obtiene a a 30 metros de la superficie y a 10 metros de profundidad, ya que se entiende que en este punto la inflexión de luz es idónea para darle al agua una pureza excepcional. Este agua se trata y se filtra para su envase y comecializacion.

Agua dialítica: el uso del agua para la ayuda en enfermedades del riñón es también conocido. En este caso, lo que se realiza es tratar el agua añadiéndole minerales adicionales que convierten el agua en agua dialítica, es decir, agua con alto poder disolutivo. Se comercializan ya en las farmacias cristales que convierten nuestro agua en agua dialítica, ideal para la disolución de cálculos en riñón o vesícula. Es un tratamiento que no tiene efectos secundarios y por supuesto, no es ni invasivo ni agresivo. Además tiene un coste muy bajo.